Proyecto Patrimonio - 2009 | index | Marina Arrate |
Autores |


EL PESO DEL "URANIO" DE MARINA ARRATE

Por Leonidas Rubio

 

Uranio de Marina Arrate es un libro poblado de ecos y tradiciones. Desde su título el libro va instalando en el lector una sensación de textura y colorido, como si se estuviese en frente de un mosaico o de una suerte de vitral. “Barroco” ha dicho Adriana Valdés en la contratapa de la edición y estaríamos de acuerdo, a no ser por la intensidad que cobra en este concierto de matices el negro, los huesos, las brumas, los abismos, la noche y el vacío (que son accidental pero no casualmente páginas en blanco), apariciones y emblemáticos lobos. En definitiva son imágenes que más parecen sacadas de una Danza de la Muerte medieval o de un decorado gótico. Y es con este concepto que yo me quedaría: el libro de Marina es “poesía neo-gótica”. Subyace en ella una visión de la muerte como prolongación del orgasmo, la vida como aventura luciférica, el amor como rebelión y como revelación, la imaginación como éxtasis.

De entrada habría que detenerse en los tres referentes pertinentes al mote “Uranio”, a saber, un mineral, un dios y un planeta. El mineral ya nos da suficientes pistas: su presencia en infinitesimales cantidades es capaz de desatar una poderosa reacción en cadena. Quizás por eso esta poesía es breve, minimalista, sintética, como una especie de dosis altamente concentrada. Hay también un mensaje que podría sintonizar con lo que Octavio Paz llama la “ironía” del pensamiento analógico: el uranio es el último mineral de la tabla periódica de elementos, pero a la vez inaugura a manera de cortina un grupo de sustancias que sólo son posibles con él, todas las cuales son de carácter radioactivo y están, por decirlo así, más allá de la materia. En cierto modo el uranio es el último de la fila, así como lo es el planeta Urano que a su vez también es la cortina con “otro” espacio, un insondable “más allá” que escapa a nuestro conocimiento. Su regencia astrológica es Acuario, cuyo emblema mítico es un joven escanciando el agua entre dos jarras, del mismo modo que lo hace el querube en el arcano XIV del tarot, carta llamado “La templanza”, del latín temperare, o sea, mezclar, combinar con equilibrio. ¿Mezclar qué? Luz y sombra al parecer, vida y muerte, pasión creadora y pasión destructora en el juego de contrastes que anima la alquimia interna de este hablante visionario. Por otra parte, desde el punto de vista de la mitología, Urano es el Dios del cielo, lo que quizás no sería nada si no fuera porque su esposa es Gaia, Diosa de la tierra. Alude de algún modo, entonces, a la totalidad, más aún cuando recordamos que ambos son dioses proto-históricos, que no fueron objeto de adoración oficial en el mundo helénico clásico, pero que sí heredaron un culto panteísta cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos y cuyos alcances superviven hasta las sociedades secretas medievales y renacentistas. Dioses, por tanto,  que hablan de ritual sincretista, de magia y herejías. Por eso discrepo del análisis que pueda ver en este libro un préstamo de otras escrituras. Se ha dicho Nerval, Lautréamont, se podría agregar Novalis, pero ocurre que todos ellos toman a su vez préstamo de cauce mucho más antiguo. Este lenguaje es una especie de Áurea Catena que se remonta al viejo rol del poeta como augur, como chamán, e incluso como legislador. Ese es uno de los principales méritos que veo en Uranio: su confianza en la Poesía con mayúscula, desde un estilo que hoy goza de estrepitosa impopularidad. Una poesía que no habla tanto a la razón como a la intuición, que no busca el entretenimiento sino el encantamiento. Por eso Marina Arrate está, como muchos otros, condenada a la vez que privilegiada por el ostracismo. Durante un buen tiempo seguirá sin aparecer en las antologías, cuya proverbial mezquindad e inutilidad deberían espantar más que atraer a los poetas. Y le pasará esto a Marina sobre todo por ser mujer, donde es tan fácil suponer que se ofrece un “discurso de género” cuando los textos están poblados de ginecologías domésticas a las cuales esta autora no dedica tiempo ni palabras. Antes bien, el cuerpo como templo y tesoro, el cuerpo hablante y el cuerpo símbolo irradian conciencia e identidad desde la tensión con el espacio privado, íntimo, reconfigurado desde el diálogo sensual.

La poesía de Marina sondea desde las capas más profundas de la conciencia un material poblado de arquetipos, en una suerte de excavación que obtiene los metales pesados y atómicos. Habla por ella “El Hombre de los Lobos” y no se diga que este lema pueda ser un homenaje a nadie (por si asomara un Silva Acevedo remoto), porque excede toda inmediatez. Así como la prisa daña la escritura, en este caso patente se diría que amenaza la lectura.  Este metal no puede manipularse sin precaución. Libro coherente y afinado de principio a fin, especie de perla negra que devuelve magia a nuestra poesía chilena contemporánea.

 

 

 

Proyecto Patrimonio— Año 2009 
A Página Principal
| A Archivo Marina Arrate | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: osol301@yahoo.es
EL PESO DEL "URANIO" DE MARINA ARRATE.
Por Leonidas Rubio.